diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Consumer.es     Fundación Eroski
      Búsqueda:
Pág. 2 de 2
 






 

  ¿Por qué es conveniente hacer deporte?

¿Está demostrado que el ejercicio físico frecuente puede hacer disminuir la tensión arterial en una persona con hipertensión?

En 1993, el Colegio Americano de Medicina del Deporte aseguró oficialmente que sí. Los resultados de más de 40 estudios publicados al respecto indican que en personas que tienen una hipertensión moderada (140-179/ 90-109 mmHg) se puede observar, tras varias semanas de entrenamiento físico, una disminución media de 8 a 10 mmHg de la tensión sistólica (la alta) y de 5 a 8 mmHg de la tensión arterial diastólica (la baja) de reposo. (Ver también páginas 123 a 130).


¿Esa mejora de la tensión arterial después de varias semanas de entrenamiento, observada en personas con hipertensión moderada, se produce de igual manera en las personas que tienen una tensión normal o en las que tienen una tensión muy alta?

No. En general el descenso de la tensión arterial con el entrenamiento físico es mayor cuanto mayor sea la hipertensión del sujeto. Dicho de otro modo, las personas que tienen una hipertensión severa mejorarán más (aunque quizá no disminuyan los suficiente como para llegar a cifras normales) que las que tienen una hipertensión moderada, mientras que las personas que tienen una tensión arterial normal disminuirán muy poco su tensión de reposo, pero evitarán el aumento que se observa con la edad en las personas sedentarias.


Si el entrenamiento físico es un buen tratamiento de la hipertensión, ¿no hace falta tomar medicamentos contra esta enfermedad cuando se decide hacer ejercicio físico frecuentemente?

En el caso de la hipertensión moderada (140-175/ 90-100 mmHg), los efectos positivos del programa de entrenamiento son similares a los que produce la medicación que se prescribe habitualmente, con la diferencia de que el entrenamiento físico se acompaña de una mejora de otros factores de riesgo, mientras que se ha observado que el tratamiento con medicación contra la hipertensión puede empeorar otros factores de riesgo. Por esa razón es preferible que las personas que tienen una hipertensión moderada elijan como tratamiento el programa de ejercicio físico en vez de la medicación, tanto más cuanto que se está dudando sobre si es conveniente o no tratar con la hipertensión moderada.

En el caso de las personas que tienen una hipertensión severa (valores de reposo iguales o superiores a 180/110mmHg), se recomienda que tomen medicación y que también hagan un programa de entrenamiento físico adaptado a su condición física, porque en este caso el tratamiento mediante la actividad física no es suficiente por sí sólo para disminuir la tensión arterial hasta valores normales. Cuando se combinan estos dos tratamientos en estos hipertensos severos, se ha observado una disminución de la mortalidad y que, con el tiempo, pueden disminuir las dosis de medicación.


¿Las personas hipertensas que realizan un programa de entrenamiento físico tienen menor riesgo de tener un accidente cardiovascular?

Sí. Siempre que el ejercicio se haga en buenas condiciones (Ver Capítulo 4) la mortalidad en esas personas es, de media, un 37% inferior que la de las personas que tienen hipertensión pero no hacen ejercicio.


¿El entrenamiento físico puede hacer disminuir los niveles de colesterol en sangre en sujetos que tiene valores muy altos?

Parece que sí, especialmente en los hombres.


¿Está demostrado que el ejercicio físico frecuente puede ser un buen tratamiento de la diabetes?

Qué es esta GuíaLa diabetes es un desorden del metabolismo que se caracteriza porque los niveles de glucosa en la sangre son excesivamente altos y porque favorece el avance de pequeñas lesiones en los vasos sanguíneos de diferentes órganos. La mayoría de los estudios realizados con diabéticos que siguieron programas de ejercicio físico indican que el entrenamiento físico es claramente beneficioso para los diabéticos tipo II (los que generalmente no necesitan inyectarse insulina) porque les ayuda a perder peso y a que sus niveles de glucosa en sangre vuelvan a ser normales. En los diabéticos tipo 1 (los que necesitan inyectarse insulina) también se producen efectos positivos con el entrenamiento físico: con un programa de ejercicio físico evitan o mejoran los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y necesitan inyectarse menos cantidad de insulina para mantener los niveles normales de glucosa en sangre. (Ver también páginas 96 a 109).


¿El entrenamiento físico sirve para tratar la enfermedad vascular periférica obstructiva?

Las personas que tienen esta enfermedad suelen tener dolores musculares en las piernas cuando caminan, que les obliga a detenerse un rato hasta que desaparece el dolor. El Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda a estas personas hacer ejercicio físico de modo regular, evitando la aparición del dolor, porque varios estudios han demostrado que tras varias semanas de ejercicio físico pueden recorrer más metros sin sentir dolor y, a una velocidad de marcha determinada, se reduce o desaparece el dolor.

¿El entrenamiento físico sirve para tratar la obesidad?

Salvo raras excepciones, la obesidad se produce por comer demasiada cantidad de alimentos, demasiada grasa de origen animal y demasiados azúcares elaborados, y por hacer poco ejercicio físico. Parece ser que las personas con exceso de peso que comienzan a realizar un programa de ejercicio físico sin modificar su dieta no adelgazan, o si lo hacen es en menor grado que las personas que hacen solamente un régimen dietético sin hacer ejercicio. Sin embargo, muchos estudios han encontrado que si una persona obesa combina una dieta con un programa de ejercicio físico, obtendrá la mayor pérdida de peso, perderá más grasa, disminuirá más los
factores de riesgo cardiovascular y, sobre todo, impedirá que cuando se dé por finalizado el régimen dietético se vuelvan a coger rápidamente los kilos perdidos con tanto esfuerzo. (Ver también páginas 72 a 95)


¿El ejercicio físico frecuente sirve para prevenir la osteoporosis?

Sí. La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto caracterizada por un descenso progresivo de la masa ósea, que hace que el hueso sea cada vez más frágil y, por lo tanto, más fácilmente rompible cuando una persona sufre una caída. Se cree que el ejercicio físico frecuente previene la pérdida de masa ósea que se produce con la edad, disminuye el riesgo de sufrir caídas y, en el caso de que ocurran, reduce el peligro de fracturas. (Ver también páginas 110 a 122).


¿Es bueno el ejercicio físico para los enfermos con asma o con bronquitis crónica o con enfisema pulmonar?

Aunque no se puede afirmar tan categóricamente como en el caso de la hipertensión, el infarto de miocardio o la diabetes, el Colegio Americano de Medicina del Deporte considera que el entrenamiento físico regular, adaptado a la condición física y a las necesidades del individuo (Ver Capítulo 4), parece que tiene efectos positivos en los enfermos asmáticos, bronquíticos crónicos o que tienen enfisema pulmonar. El efecto positivo más importante del entrenamiento físico en estas personas es la mejora de la condición física que les permite hacer más actividades lúdicas o de la vida diaria sin sentir sofoco ni sensación de ahogo.


¿Es bueno el ejercicio físico para disminuir la ansiedad y la depresión?

Aunque no existen evidencias concluyentes, algunos estudios sugieren que el ejercicio físico frecuente se acompaña probablemente de una disminución de los niveles de ansiedad y de depresión. Además, se cree que dicho ejercicio físico mejora la sensación de bienestar y mejora las prestaciones en el trabajo, en las diversiones y en las actividades deportivas. (Ver también páginas 50 y 51)


Si, por ejemplo, una persona realiza un programa de entrenamiento físico regular durante 3 meses y después deja de hacer ejercicio físico, ¿se mantienen los efectos positivos adquiridos aunque deje de hacer ejercicio?

Qué es esta GuíaNo. Supongamos, por ejemplo, que se ha hecho un programa de entrenamiento y se consigue que desciendan los valores de tensión arterial de reposo. Si desde ese momento se deja de hacer ejercicio, la tensión arterial de reposo volverá a subir al cabo de varias semanas o meses. Por ello, es muy importante seguir practicando ejercicio de modo regular.


¿El ejercicio físico puede tener también efectos negativos sobre la salud?

Sí. En dos casos:

1º) Si se tiene alguna enfermedad que desaconseje hacer ejercicio físico. Sin embargo, hay que saber que el número de enfermedades en las que el ejercicio físico tiene efectos negativos es muy pequeño (Ver Capítulo 4).

2º) Si se practica con desmesura, con entrenamientos diarios, durante mucho tiempo cada día y a un ritmo muy intenso, no mejorará la salud ni los factores de riesgo en mayor grado que si se hace ejercicio físico con moderación; por el contrario, existirá el riesgo de sentirse excesivamente fatigado, de tener lesiones, y se estará más expuesto a contraer enfermedades.


¿Qué hay que hacer para que el ejercicio no tenga efectos negativos para la salud?

Adaptarlo a las condiciones físicas de cada sujeto, especialmente si se tiene alguna enfermedad o algún factor de riesgo. Para ello, no es conveniente comenzar por las buenas a realizar un programa de ejercicio físico, ni pensar que aunque se realice ejercicio físico con asiduidad, se está inmunizado contra algunos riesgos que conlleva su práctica; es mejor hacer periódicamente una valoración previa, siguiendo las pautas que se darán en el capítulo 4.

Imprimir
Estás en la segunda página sobre:
Qué es esta Guía. ¿Por qué es conveniente hacer deporte?
1 - 2

Por el deporte hacia la salud Uno a uno, los seis capítulos
¿Por qué es conveniente hacer deporte? Quiénes hemos hecho esta Guía

 
Portada Mapa Web Escríbenos
Enviar a un amigo
     
Qué es esta Guía
Fundación Eroski Consumer.es saludydeporte@consumer.es