diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Consumer.es     Fundación Eroski
      Búsqueda:
Pág. 1 de 3
 




 

  Características   funcionales y   ejercicio físico

COMPOSICIÓN CORPORAL:
TALLA, PESO, PORCENTAJE GRASO, HUESO Y MÚSCULO

¿Cómo crece un niño?

Un niño sano crece siguiendo un patrón que básicamente está representado en la figura 1A. La velocidad de crecimiento de ese niño será diferente según la edad y su madurez biológica. Como podemos ver en la figura 1B, su crecimiento estatural sufre diferentes acelerones, y el acelerón principal o edad de máximo crecimiento durante la etapa del "estirón" del adolescente (que en esta figura sucede aproximadamente a los 14 años) se conoce como Pico de Velocidad de Crecimiento (o PHV, en siglas inglesas) y se representa como centímetros crecidos en un año. Esta PHV es un indicador muy utilizado para estudiar la madurez (somática) del niño.

Niños y Adolescentes
Figura 1A y 1B
Ejemplo de una curva de crecimiento de la estatura en un niño. Se indican las diferentes estaturas observadas en las diferentes edades (1ª), y la velocidad de crecimiento (1B). La edad del inicio del "estirón" del adolescente para este niño son los 11,8 años, y la edad del PHV son los 13,8 años (Fuente: Malina y Bouchard, 1991).


¿El ejercicio físico influye sobre el "estirón" del adolescente; es decir,sobre su maduración somática (PHV)?

La edad en la que sucede el PHV y la magnitud de este pico no se ven afectadas por la práctica de una actividad física regular o por el entrenamiento deportivo.


¿Crece más el niño que hace deporte?

No. La estatura de un niño bien alimentado está regulada, principalmente, por su herencia genética. Ningún niño crecerá más de lo que esté establecido en sus genes.


¿Cómo puede dejar de crecer un niño que practica un deporte?

En principio, de dos formas:

Desarrollando un cuadro de anorexia nerviosa/ bulimia: mantener un peso corporal y un porcentaje graso bajos forman parte de la preparación física de muchos deportes (gimnasia, ballet,…). Deportistas jóvenes que todavía están creciendo pueden seguir dietas drásticas, en muchos casos muy bajas en calorías, que no aportan las necesidades mínimas de carbohidratos, proteínas, hierro y otros nutrientes, y pueden encontrarse con problemas derivados de su bajo peso corporal. En el grupo de población de chicas adolescentes que se adhieren a este tipo de dietas se da una mayor incidencia de anorexia nerviosa y bulimia. Este tipo de alteraciones en los hábitos de alimentación, mucho más frecuentes en las chicas, también puede acompañarse de una pérdida de parte del potencial de crecimiento estatural establecido genéticamente.
   
Usando algunos medicamentos para mejorar el rendimiento físico: especialmente los esteroides anabolizantes. Con el consumo de esteroides anabolizantes se busca mejorar el tamaño y la fuerza de los músculos. Sin embargo, estos esteroides son particularmente dañinos en el deportista joven que todavía no ha completado su crecimiento. En el adolescente, uno de sus efectos secundarios más preocupante es el cierre prematuro de las epífisis (la zona donde crecen los huesos), con lo que evidentemente queda comprometido su potencial de crecimiento estatural.



¿Es más delgado el niño que hace deporte?

Sí. Se ha visto que los niños deportistas tienen un menor porcentaje graso, en relación con los no deportistas, fundamentalmente debido a un mayor gasto de energía diario, y a veces también debido a que siguen una dieta. Por sexos, en los varones deportistas y no deportistas se observa un descenso en el porcentaje graso durante la adolescencia, aunque los deportistas tienden a tener un porcentaje graso menor. En las chicas deportistas, durante la adolescencia no se observa el aumento del porcentaje graso corporal que se observa en las no deportistas.

Niños y Adolescentes Figura 2.2.

Cambios en la composición corporal a lo largo de la vida de una persona (fuente: warren y Shangold, 1997).


¿Cómo madura el hueso de un niño?

La maduración ósea es, quizá, el mejor método para la valoración del estado de maduración (o edad biológica) de un niño. El progreso de maduración del esqueleto (los huesos más estudiados tradicionalmente han sido los de la mano y muñeca izquierda) puede ser monitorizado, y su evolución fácilmente controlada y evaluada mediante la estandarización de placas de rayos X. La edad ósea de un niño se relaciona siempre con su edad cronológica, y con ello se sabe si un niño tiene una maduración ósea adelantada, retrasada o está en la media. Básicamente, por ejemplo, se compara la radiografía de un niño con unos modelos estandarizados de desarrollo para una edad concreta. De tal modo que si la radiografía de un niño de 7 años se ajusta con la radiografía standard para niños de 8 años, la edad ósea de ese niño es de 8 años.

Un niño cuya edad ósea esté en más o menos un año con relación a su edad cronológica estará dentro del grupo clasificado como de madurez dentro de la media. Cuando la edad ósea sea mayor de un 1 año con relación a su edad cronológica será clasificado como de madurez temprana o avanzada. Y cuando la edad ósea sea menor de un 1 año con relación a su edad cronológica será clasificado en el grupo de madurez tardía o retrasada.


¿El ejercicio físico influye sobre la maduración ósea de un niño?

Estudios con niños que entrenaban habitualmente en diferentes deportes (gimnasia, tenis, ciclismo, remo…) indican que el proceso de maduración ósea no se ve afectado por el entrenamiento deportivo.

Otra cosa diferente es que para destacar en algunos deportes "sea necesario" que esa maduración ósea esté adelantada o retrasada. Por ejemplo, se ha visto que las chicas que destacan en ballet, gimnasia y atletismo tienden a presentar una edad ósea retrasada, mientras las nadadoras de élite, en general, presentan una edad ósea algo avanzada con relación a su edad cronológica. Por su parte, los chicos que destacan en el beisbol, atletismo, natación, ciclismo y remo presentan, en general, una edad ósea avanzada respecto a la edad cronológica.


¿El músculo de un niño/adolescente que entrena regularmente se adapta igual que el de un adulto?

Parece ser que los efectos del entrenamiento físico sobre el tejido muscular del adolescente que está creciendo van en la misma dirección de los observados en los adultos jóvenes. Estos cambios son específicos del tipo de programa de entrenamiento, pero en los adolescentes se observa generalmente, por ejemplo, una hipertrofia muscular después de entrenamiento de fuerza, un aumento en la actividad de la SHD (enzima muscular típico aeróbico) con el entrenamiento de resistencia aeróbica, y un aumento de la actividad de la PFK (enzima muscular típico anaeróbico) con el entrenamiento de velocidad; es decir, unas adaptaciones musculares similares a las que se observa en el adulto.

Sin embargo, en niños preadolescentes estas adaptaciones musculares pueden no manifestarse, o manifestarse de forma menos evidente; por ejemplo, un niño de 11 años que sigue un entrenamiento de resistencia aeróbica, en sus fibras musculares se observa que aumenta tanto la concentración de la enzima SDH (enzima típica aeróbica), como la de la PFK (enzima típica anaeróbica).


¿Se puede modificar el tipo de músculo en un niño que sigue un entrenamiento específico (aeróbico, velocidad…)?

No está nada claro que en un deportista de estas edades pueda modificarse el tipo de músculo, es decir la distribución del tipo de fibra (I, IIa, IIb), como resultado del entrenamiento físico.

Para saber más sobre el músculo del niño que está madurando (cómo gana fuerza, capacidad para el trabajo aeróbico o anaeróbico…) hay que leer el apartado siguiente…

Imprimir
Estás en la primera página sobre:
Niños y adolescentes. Características funcionales y ejercicio físico
 
1 - 2 - 3

Características funcionales y ejercicio físico Tres buenas razones para realizar ejercicio físico en estas edades
Valoración previa Programa de ejercicio físico recomendado


 
Portada Mapa Web Escríbenos
Enviar a un amigo
     
Niños y Adolescentes
Fundación Eroski Consumer.es saludydeporte@consumer.es