diario  |  revista  |  guías  |  escuelas  |  consumaseguridad
Consumer.es     Fundación Eroski
      Búsqueda:
Pág. 2 de 2
 



  Recomendaciones

¿Por qué se produce la hiperglucemia relacionada con el ejercicio físico?

1º) Cuando se hace ejercicio físico con muy poca insulina en sangre (por ejemplo, ejercicio físico a primera hora de la mañana o muchas horas después de la última inyección de insulina) hay un aumento excesivo de hormonas contrainsulares (adrenalina, hormona del crecimiento,…) en sangre. En conjunto, la ausencia casi total de insulina y el exceso de hormonas contrainsulares en sangre, hace que el hígado libere una cantidad excesiva de glucosa, y como casi no hay insulina, el músculo no puede consumir este exceso de glucosa y ésta se acumula en la sangre; y

2º) Cuando se hace un ejercicio físico intenso (que se manifiesta porque esa persona jadea cuandohace, por ejemplo, jogging; o porque con los ejercicios de pesas no puede hacer más de, por ejemplo, 5 repeticiones seguidas), se produce una elevación de hormonas contrainsulares en sangre que desencadenan la hiperglucemia).


¿Cuándo no es recomendable hacer ejercicio físico?


Si la glucemia antes de comenzar un ejercicio es superior a 250mg/ dl y hay cuerpos cetónicos en orina (probablemente no hay suficiente insulina en la sangre), o si la glucemia es superior a 300mg/ dl aunque no haya cuerpos cetónicos en orina, mejor controlar este desequilibrio metabólico con una inyección de insulina y retrasar la actividad física hasta que los cuerpos cetónicos hayan desaparecido de la orina y los niveles de glucemia hayan descendido hasta valores más seguros.


El diabético tiene que tener claro cuáles son los objetivos, los beneficios, los posibles riesgos…


Si un diabético manifiesta alguna contraindicación para algún tipo específico de actividad física debe recibir una clara información sobre el tipo de ejercicio físico más apropiado en su caso. Por ejemplo, si presenta una neuropatía periférica que se traduce en un déficit de sensibilidad térmica y vibratoria en los pies debería evitar la carrera continua y practicar la natación o el ciclismo.

 

¿QUÉ HACER PARA EVITAR QUE EL EJERCICIO AGRAVE UNA COMPLICACIÓN DE LA DIABETES?

Si alguna persona ha desarrollado alguna de las complicaciones que suelen asociarse a la diabetes, debería saber…

- Retinopatía: debería evitar actividades físicas intensas o muy intensas, o que incluyan la maniobra de Valsalva (por ejemplo, pesas con cargas elevadas o ejercicios isométricos haciendo el esfuerzo al mismo tiempo que se toma y retiene aire en los pulmones). Evitar ejercicios que bajan la cabeza (por ejemplo, yoga o gimnasia) o que corren el riesgo de golpear la cabeza.

ATENCIÓN: si la persona está diagnosticada de una retinopatía proliferativa y ha sido tratada recientemente con fotocoagulación o cirugía (o no está siendo convenientemente tratada) está contraindicada la práctica de ejercicio físico. Por otro lado, a la hora de hacer un test de salud cardiovascular en cinta rodante o bicicleta, en un paciente con retinopatía proliferativa y neuropatía autonómica, es recomendable un test de esfuerzo submáximo.

- Hipertensión arterial: debería evitar levantamiento de pesas con cargas máximas o ejercicios que requieren tomar y retener aire en los pulmones (maniobra de Valsalva). Mejor realizar, sobre todo, ejercicios dinámicos utilizando grandes grupos musculares (caminar, ciclismo) a intensidad moderada

- Neuropatía autonómica: con este tipo de complicación existe un mayor riesgo de hipoglucemia, de hipertensión arterial, de un pulso de reposo elevado y de una frecuencia cardiaca máxima disminuida. Por lo tanto, es recomendable el uso de las propias sensaciones, más que la frecuencia cardiaca, como marcador de la intensidad del ejercicio físico. Además, hay que tener en cuenta que esta será una persona proclive a la deshidratación e hipotermia. Para pacientes con neuropatía autonómica se recomienda un test de esfuerzo submáximo.

- Neuropatía periférica: evitar ejercicios que pueden ocasionar traumatismos en los pies; son más apropiadas actividades como la natación o el ciclismo. Evaluación regular de los pies; tienen que estar limpios y secos. Cuidadosa selección del calzado para realizar deporte.

- Nefropatía: evitar actividades físicas que aumenten la tensión arterial (por ejemplo, levantamiento de pesas, ejercicios aeróbicos de elevada intensidad o que incluya la maniobra de Valsalva).

- Todos los pacientes: llevar encima una identificación con información de la diabetes. Rehidratación cuidadosa (antes, durante y después del ejercicio). Evitar actividades en las horas más calurosas.

CONTROL GLUCÉMICO

¿Por qué es importante que un diabético tipo I controle sus glucemias cuando hace una actividad física?

En un paciente diabético que va a comenzar un nuevo programa de ejercicio físico y que, por lo tanto, desconoce cuál va a ser su respuesta glucémica, es muy recomendable que en las primeras sesiones controle estrechamente esta respuesta hasta que pueda ajustar las dosis de insulina y su alimentación. Por lo tanto, en estas primeras sesiones de ejercicio físico, los niveles de glucosa deberían ser medidos antes de la sesión (-30' y 0'), cada 15' durante la actividad física, justo al acabar y 4 a 5 horas después. Con el paso de las sesiones, cuando la actividad física vaya repitiéndose en horario, duración, intensidad… esa persona podrá establecer una rutina con dosis de insulina y alimentación para evitar la hipoglucemia y la hiperglucemia.

ABSORCIÓN DE LA INSULINA

¿Por qué es importante que un diabético no se inyecte la dosis de insulina en un lugar próximo a los músculos que van a trabajar en una determinada actividad física?

La absorción de la insulina inyectada se acelera cuando la dosis se suministra justo antes de hacer ejercicio físico. No se sabe con seguridad si esta aceleración en la absorción se debe a que con el ejercicio aumenta la cantidad de sangre que circula cerca de la superficie de la piel, o a que con el movimiento se produce una estimulación mecánica en esa zona. Por otro lado, hay que tener también muy presente que la velocidad de absorción varía en una misma persona dependiendo del sitio de inyección (abdomen, muslo, brazo,…). Cuanto mayor sea el tiempo transcurrido entre la inyección y el comienzo del ejercicio menos importante será el sitio de inyección. En definitiva, es muy recomendable que exista un tiempo de 60 a 90' entre la hora de la inyección de insulina y el comienzo del ejercicio.

ALIMENTACIÓN Y EJERCICIO FÍSICO

La Diabetes Mellitus¿Cómo tiene que comer un deportista diabético?

En el caso de la alimentación de un diabético tipo I que hace deporte de competición, no tiene por qué ser diferente de la de un deportista no diabético (Link con págs 212- 233, ambas inclusives). Un diabético que entrena para correr una maratón o un triatlón debe alimentarse exactamente igual que un compañero no diabético, siempre que su control metabólico sea el adecuado. Un diabético tipo I que sólo quiere hacer una actividad física suave- moderada, del estilo de caminar, monte,… tendrá que preocuparse de que su alimentación sea variada y equilibrada (Link sólo con pág 212, completa).
En el caso de un diabético tipo II (sedentario, con sobrepeso u obeso) que quiere comenzar a practicar una actividad física para bajar peso y mejorar su metabolismo energético (bajar la glucemia en ayunas, bajar la hemoglobina glicosilada,…), las sugerencias relacionadas con la alimentación más adecuada se describen en el apartado de la obesidad (Link con págs 90 a 93, ambas inclusives) y en el capítulo 6 (Link sólo con pág 212, completa).

HORARIO PARA HACER DEPORTE

¿Qué horas son las mejores para una persona diabética tipo I que quiere hacer ejercicio físico?

En general, esta persona debería practicar el ejercicio físico en horas en las que los efectos de la insulina son más bajos ("en la cola de acción de la insulina") y la glucosa en sangre está comenzando a subir. Para evitar la hipoglucemia, es mejor no practicar una actividad física en los 60 a 90 minutos posteriores a la inyección de insulina o durante el pico de acción de la misma.

DIABETES Y DEPORTE DE COMPETICIÓN

¿Puede un diabético ser ciclista profesional o dedicarse a la halterofilia?

Sí, siempre que no presente complicaciones y mantengan un buen control de la glucemia. Es fundamental la capacidad de esa persona para saber ajustar sus dosis de insulina (¿terapia insulínica intensiva?) y su dieta que le permita una participación segura y un rendimiento físico en óptimas condiciones.

Imprimir
Estás en la segunda página sobre:
La Diabetes Mellitus. Recomendaciones
1 - 2

Etiología y Epidemiología Tratamiento Papel del ejercicio Físico
Programa de Ejercicio Físico recomendado Recomendaciones  

 
Portada Mapa Web Escríbenos
Enviar a un amigo
     
La Diabetes Mellitus
Fundación Eroski Consumer.es saludydeporte@consumer.es